Tesla, ¿La nueva máquina que cambiará el mundo?

Hace poco leí una provocadora publicación del propio Lean Enterprise Institute (LEI) en donde Mark Donovan, emprendedor y miembro del LEI, explora junto con James P. Womack (miembro fundador del LEI) la forma de emprender y gestionar de Elon Musk (CEO Tesla) y se pregunta si ésta marca el camino hacia la nueva máquina que cambiará el mundo. Para los que no son entendidos con los nombres, James P. Womack escribió allá por el año 1990 el famoso libro “La máquina que cambió el mundo” (The machine that changed the world) en donde acuña la palabra “Lean Production” y que resume la Filosofía de Producción Toyota (TPS), por lo que no sorprende el nombre de la publicación “Toyota vs Tesla”.
Esta publicación me pareció bastante coherente con otros documentos que he revisado y con mi propio pensamiento así que decidí escribir estas lineas con la finalidad de plantear la cuestión y provocar el pensamiento.

ELON MUSK

Elon Musk
Elon Musk no sólo se plantea objetivos retadores y eco-sostenibles como el llevar al hombre a Marte y el de acelerar la adopción en masa de energía limpia por medio de paneles solares. Además entra atrevidamente a “la industria de las industrias” tal como la llamara Peter Drucker, con una propuesta que de lleno sobrepasa con creces la visión de uno de sus más destacados representantes, Toyota.
En primer lugar, tal y como lo describe Mark Donovan, todas sus compañías están fundadas en base a un propósito inspiracional:
– Tesla, que promueve el transporte sostenible por medio de energía eléctrica.
– SpaceX, cuya meta es la de llevar al hombre a otros planetas.
– SolarCity, para acelerar el uso de energía limpia.
Cada uno crea un sentido de gran urgencia y “ridículamente” altas expectativas. Es un llamado sumamente convincente a la acción para salvar al planeta y a la raza humana.
En segundo lugar, la innovación basada en el First Principle Thinking (FPT). Musk señala en una entrevista con Kevin Rose:

“Pienso que es importante razonar a partir del First Principle en lugar de por analogía. Normalmente conducimos nuestras vidas por analogía. Lo hacemos de esta forma porque el reto que afrontamos se parece a algo ya resuelto. [Con el First Principle] derrites las cosas hasta su verdad más fundamental … y luego razonas a partir de ahí.”

Esto lo ha aplicado Tesla no sólo con el desarrollo innovador de sus productos sino que también lo ha aplicado a sus ventas y marketing.
Finalmente y en concordancia con el movimiento abierto (Open Movement), Tesla ha compartido todos sus patentes libremente.

“En Tesla, nos sentimos forzados a crear patentes sin tomar en cuenta que las grandes compañías de autos copiarán nuestras tecnologías y luego usarán su gran capacidad de producción, ventas y marketing para sobrepasarnos. No podríamos estar más equivocados. La desafortunada verdad es en realidad lo opuesto: los programas de autos eléctricos (o programas de cualquier vehículo que no queme hidrocarburos) en las más grandes productoras son pequeños o inexistentes, constituyendo en promedio mucho menos del 1% del total de su producción de vehículos.
Dado que la producción anual de vehículos es de aproximadamente 100 millones al año y la flota global es de casi 2 billones de autos, es imposible para Tesla construir autos eléctricos lo suficientemente rápido para reducir la crisis del carbón. El mercado es enorme. Nuestros verdaderos competidores no son los otros fabricantes de autos eléctricos sino las enormes flotas de autos a gasolina expedidas por las fábricas cada día.
Creemos que Tesla, otras compañías produciendo autos elétricos, y el mundo en general se beneficiarán de una plataforma común y de rápida evolución tecnológica.”

Todo esto le permite atraer e inspirar a los mejores talentos en el mundo y crear un círculo virtuoso de éxito. Si bien esta forma viene siendo exitosa, ¿será realmente sostenible? Womack, en su argumentación, defiende la forma como se ha gestionado Toyota hasta la fecha y pone en duda la sostenibilidad de Tesla, argumentando que el TPS es la única forma en que Musk podría alcanzar sus objetivos al ritmo planteado. Además plantea que Toyota debería ser más sabio en buscar implementar el First Principle y sugiere que Tesla sea menos “ridículo” (entiéndase “ridículo” como una ironía y no como una ofensa directa); respeto mutuo es necesario dado que ambos comparten la carretera.

PRODUCTION MANAGEMENT

Robert Deacon, a robotics engineer with Tesla, checks on a Kuka 6-axis production robot, as the company readies for production of the Model S, at it's factory in Fremont, California, Monday, Oct. 3, 2011. Tesla will begin full scale production and shipping of the Model S cars in 2012, they eventually hope to make 20,000 cars each year, introduce new models and will also be making drive trains for Toyota's Rav 4. ©2102 Thor Swift Photography
Robert Deacon, a robotics engineer with Tesla, checks on a Kuka 6-axis production robot, as the company readies for production of the Model S, at it’s factory in Fremont, California, Monday, Oct. 3, 2011. Tesla will begin full scale production and shipping of the Model S cars in 2012, they eventually hope to make 20,000 cars each year, introduce new models and will also be making drive trains for Toyota’s Rav 4.
©2102 Thor Swift Photography

OK, Tesla emprende de forma diferente sin embargo Toyota y su TPS está más abocado a la Gestión de Producción. Si bien Tesla resulta inspiracional en como crea su negocio, ¿puede esta forma de emprender dar nuevas luces en la forma de gestionar la producción?
Irónicamente, la Megafábrica de Tesla se ubica en lo que fue una de las plantas más representativas del auge del TPS, NUMMI, cuya historia misma refleja la evolución de la industria automotriz. Fundada en el año 1984 en consorcio entre General Motors y Toyota, 2 años después de que cerrara la peor fábrica automotriz en Estados Unidos: La Planta de General Motors (desde corrupción, empleados apáticos, drogadicción hasta prostitución), NUMMI (New United Motor Manufacturing, Inc.) fue concebida para traer a los Estados Unidos las técnicas japonesas del “lean manufacturing” que había iniciado Toyota allá por el año 1950. Tesla compro la planta en el año 2010, un año luego de que cerrara.
En el siguiente cuadro y tomando como referencia el libro Makers de Chris Anderson, resumo algunas de las diferencias entre ambas plantas:
NUMMI: Tesla vs Toyota
Si bien la tecnología tiene gran injerencia en la forma de producir, Tesla plantea una evolución en la forma de producir acorde con las necesidades del siglo XXI y coherente con lo que requieren las futuras generaciones. Todo esto hace de Tesla no sólo una compañía exitosa sino sostenible. Entiendo que realizar un cambio en una empresa como Toyota sea complicado debido a la inercia que tiene producto de años en el mercado y que sea un poco más difícil apreciar alguna mejor forma de hacer las cosas sin embargo la visión de Musk de concebir negocios desde cero sin usar analogías, simplemente concentrándose en los objetivos inspiradores planteados brinda luces para buscar una nueva forma de gestionar.

¿QUÉ PODEMOS ESPERAR EN LA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCIÓN?

Construction Site
En la industria de la construcción hablamos con frecuencia de “la forma tradicional de construir”, calificada como de uso extensivo de mano de obra, poco industrializada, etc. y la minimizamos en comparación con la nueva forma de gestionar los proyectos. Sin embargo, no caemos en cuentas que estas nuevas formas de gestionar proyectos que compiten una con otra entre sí, suman ya varios años en el mercado (TPS tiene casi 70 años, PMI casi llega al medio siglo y Lean Construction tiene alrededor de 27 años). Además, los resultados actuales a nivel mundial no son para nada alentadores (ver la siguiente publicación).
¿Será que la innovación, la tecnología y objetivos trascendentes son el camino a seguir no sólo para diferenciarnos sino para mejorar la industria? Valdría la pena por un momento hacer el intento y preguntarnos, ¿de qué otra forma podríamos gestionar nuestras empresas y proyectos?

Publicado por

Cristhian Caña Ramos

Ingeniero Civil de profesión, apasionado por e involucrado en la aplicación y difusión de temas de innovación y tecnología en diversas industrias.

2 comentarios sobre “Tesla, ¿La nueva máquina que cambiará el mundo?”

Responder a Cristhian Caña Ramos Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *